PROYECTO EDUCATIVO INSTITUCIONAL (PEI)

Para llevar a cabo nuestra Misión, que es el plan que orienta transversalmente nuestro quehacer, es fundamental que como comunidad educativa logremos:

1. Ser de encuentro y acogida, procurando el desarrollo personal y comunitario de todos sus miembros, erradicando la discriminación y creciendo a partir de la diversidad y el respeto incondicional por los Derechos Humanos, especialmente por aquellos que sufren alguna situación de privación.

2. Enriquecer la fe y espiritualidad católica a través de la oración, los signos cristianos y las acciones que demuestren el ser discípulos misioneros de Cristo.

3. Mantener una óptima y permanente comunicación como base de una adecuada convivencia, con apoyo en la honestidad, reflexión, autocrítica, ecuanimidad y empatía, propiciando espacios de participación y realización personal.

4. Contribuir al desarrollo y fortalecimiento de la responsabilidad, voluntad, perseverancia y disciplina personal, estimulando el valor y trascendencia de la educación y el conocimiento como bases para la promoción personal, social y económica, en base a un Plan de Vida.

5. Estimular la creatividad, innovación y espíritu emprendedor para contribuir al desarrollo de las potencialidades individuales y autonomía personal.

6. Desarrollar, a través de hechos concretos, el valor de la solidaridad y la caridad hacia el prójimo.

7. Desarrollar aquellas competencias y aptitudes para la empleabilidad consideradas en el perfil de egreso y profesional de cada especialidad, estimulando la valoración por el trabajo y la excelencia y compromiso en su realización, como medio de satisfacción profesional e incorporación productiva a la vida laboral.

8. Formar a una mujer que llegue a la plena valoración de su esencia y trascendencia personal, capaz de recibir y dar vida, compatibilizando su rol profesional con los de desarrollo familiar y social.

9. Ayudar a crear una preocupación real por el cuidado y respeto del medio ambiente y sus recursos y el del propio cuerpo, tanto en las dimensiones de salud física como mental.

10. Infundir alegría y esperanza por sobre cualquier situación negativa que dificulte al prójimo su promoción, equilibrio y felicidad.

 

 

0